En las elecciones se juega la recuperación económica y social del país

Secciones
Revista Gestion

En las elecciones se juega la recuperación económica y social del país

Consultora Multiplica
Enero 17, 2021 - 19:00

Los candidatos presidenciales para las elecciones 2021 ofrecen a rienda suelta vacunación para toda la población, cuando solo se han negociado 2 millones de vacunas hasta la fecha. Las decisiones del futuro Presidente de la República definirán un escenario con riesgo moderado o alto riesgo, definido por factores como el precio del petróleo, el acuerdo con el FMI y acogerse o no al ajuste fiscal del 5% del PIB.

Todo ello, en un contexto post-pandemia que dejó grandes estragos sociales. Se pone en juego el desarrollo de los 61,3% de trabajadores que están en empleo inadecuado, el 5,2% de la población en el desempleo, el 35% de los ecuatorianos que están en pobreza y 12,5% en extrema pobreza junto con un aumento en la brecha de desigualdad.

LA INCERTIDUMBRE ELECTORAL INCIDE EN LA ECONOMÍA NACIONAL

El proceso electoral para las elecciones 2021 ha perdido toda credibilidad. La pugna desatada entre el Tribunal Contencioso Electoral y el Consejo Nacional Electoral ha tirado por los suelos la confianza en esta función del Estado.

La campaña electoral arrancó el 31 de diciembre, en pleno pico de la tercera ola de la pandemia por el Covid-19. Las promesas que recorren el país se enfocan en la llegada de la vacuna a la población. Sin embargo, hasta la fecha se han negociado apenas 2’000.0000 de dosis que cubrirían a 11% de ciudadanos. Alcanzar la inmunidad del 65% implica un avance lento para retomar las actividades cotidianas y económicas a finales de 2021.

En ese contexto, la polarización de las propuestas de los candidatos pone en duda el modelo económico de libre mercado. Entre los 16 binomios presidenciales, tres lideran la intención del voto en primera vuelta. El binomio derechista CREO-PSC, encabezado por Guillermo Lasso y que representa a la economía del libre mercado con propuestas populistas; el binomio UNES, liderado por Andrés Arauz que representa el Socialismo del Siglo XXI (SSXXI); y, con menores opciones, el movimiento de izquierda Pachakutik, encabezado por Yaku Pérez, quien no ha definido un modelo, pero parecería que propone un gobierno de libre mercado con tinte ambiental y con fuerte intervención estatal en lo económico.

Entonces, no es equívoco decir que se pone en juego la permanencia del sistema económico como un sistema de libre mercado o el retorno, al menos en el discurso, al Socialismo del Siglo XXI.

Además, la postura de los candidatos respecto al FMI definirá la posibilidad de obtener financiamiento para este y los siguientes años. Con el alto endeudamiento del país desde el 2009 y el riesgo país, Ecuador no tiene acceso a financiamiento en los mercados internacionales. Solo lo puede hacer con multilaterales por el acuerdo ampliado con el FMI.

En este contexto, ninguno de los candidatos ha tomado una postura firme respecto a realizar los correctivos indispensables para la continuación del acuerdo con el FMI. Sin embargo, Arauz y Pérez han manifestado su voluntad de renegociar este acuerdo en caso de llegar a la Presidencia. Aún así, las propuestas no austeras del candidato del SSXXI causan estragos en las expectativas del mercado financiero e internacional.

ESCUÁLIDA RECUPERACIÓN DEL CRECIMIENTO SE PROYECTA EN 2021

EL 2020 cierra con una caída histórica de la economía ecuatoriana en -9,3% anual debido al confinamiento mundial y nacional. Aunque el decrecimiento económico venía tiempo atrás.

Multiplica presenta dos escenarios posibles para las proyecciones del 2021:

  1. Riesgo moderado: se espera un crecimiento de 3% del PIB, con el precio promedio por barril de petróleo en $ 37,5 y un incremento de 5% en la producción de petróleo. Además, requiere de la voluntad política del gobierno entrante para mantener el Acuerdo con el FMI y cumplir con el ajuste fiscal de 5% del PIB; medida que no es popular.

 

  1. Alto riesgo: se espera un crecimiento de 1,5% del PIB con un precio promedio del petróleo de $ 33,2 por barril y un incremento de 3% de la producción petrolera. Pero aquí se rechaza todo compromiso adoptado con el FMI junto con un gasto excesivo y posible emisión de moneda virtual (con Arauz o Pérez) que desplomaría la dolarización.

 

El Gráfico 1 muestra las proyecciones de crecimiento para los años venideros. El escenario 1 permitiría que se llegue al nivel económico previo a la pandemia en 2024. Mientras que, de darse el escenario 2, se llegaría al nivel pre pandemia recién en 2026. El crecimiento del 2021 en adelante será paulatino y sostenido gracias a las oportunidades de traer inversión al país con Alianzas Público-Privadas (APP) que han sido trabajadas por el gobierno de Lenín Moreno y que se negociarán con el gobierno entrante si lo desea.

Gráfico 1

Proyecciones crecimiento PIB según el escenario 1 o 2

 

 

Así como lento será el crecimiento económico, también lo es la tendencia de recuperación del PIB per cápita, el cual no volverá a nivel de 2019 ni en el mediano plazo (Gráfico 2). Con la pandemia, el país se volvió más pobre en el mediano y largo plazo.

Los factores detrás de la incapacidad de recuperar el nivel de económico son el deterioro fiscal, que es estructural, y la falta de inversión. La economía superará lentamente los estragos del Covid-19 y la desaceleración de los años anteriores, mientras la población seguirá creciendo a un ritmo del 1,4% anual. Para que logre superar la crisis, es necesario tomar acciones drásticas para alcanzar el equilibrio sostenible, generar superávits para reducir financiamiento y mantener la capacidad de pago de la deuda.

Gráfico 2

PIB per cápita en dólares proyecciones hasta 2025

 

 

LA RECUPERACIÓN DEL EMPLEO EN 2021 SERÁ DÉBIL

Para el 2021 no se espera volver ni siquiera a la deteriorada situación del mercado laboral de 2019. En ese momento pre pandemia, solo cuatro de cada 10 ecuatorianos contaban con empleo formal, mientras seis de cada 10 estaban en el subempleo o no tenían empleo adecuado.

El aislamiento obligatorio frenó las actividades productivas y con ello se fue llevando el empleo. Siguiendo con la tendencia entre mayo-junio, a septiembre de 2020 se espera una recuperación en el último trimestre del año. Se estima que con la reactivación económica luego del confinamiento se recuperaría alrededor de 134.300 puestos de empleo adecuado, 140.000 en empleo inadecuado, y, el desempleo bajaría en 107.000 personas (Gráfico 3).

Al cierre de 2021, según proyecciones de Multiplica, se estima que la recuperación del empleo será débil: 34% de los ecuatorianos con empleo formal,  62% con empleo inadecuado y 4% de la PEA se encontrará en el desempleo. No ha habido una reforma profunda para el mercado laboral, mientras siguen los cuestionamientos a las facilidades laborales implementadas en la Ley Humanitaria desde junio 2020. La incertidumbre electoral, la falta de inversión privada interna y externa y la afectación de la pandemia dejan en el aire la mejora del mercado laboral.

Gráfico 3

Empleo, desempleo y empleo inadecuado, proyecciones 2021

 

 

LA POBREZA AGUDIZADA JUNTO CON LA DESIGUALDAD Y LA DESNUTRICIÓN

Las estimaciones de Multiplica demuestran la agudización de la pobreza en 2020 a causa de la pandemia. La pobreza habría pasado de 25% en diciembre de 2019 a 35%, y la pobreza extrema de 8,9% a 12,5% en diciembre de 2020. Esto significa que las personas en pobreza, que viven con $ 84,82 al mes suman 6’125.000 y las personas en extrema pobreza, que perciben ingresos menores a $ 47,80 por mes, llegan a 2’187,500.

No se esperan grandes mejoras para 2021 a pesar de la reactivación económica. Las estimaciones indican que la pobreza llegará a 34% y la extrema pobreza a 11,5%, es decir, disminuciones minúsculas debido a la débil creación de empleo. De ahí que se requieren todos los esfuerzos para atender a la población más vulnerable.

Según el último informe de la FAO, luego de la pandemia la desnutrición empeoró en 2 puntos porcentuales, pasando de 23% antes de la pandemia a 25%. Es decir, más de 4 millones de personas no tienen acceso a alimento seguro y se prevé un incremento de 30% de personas que sufren inseguridad alimentaria. Entre los más afectados están los niños menores a 5 años, pues uno de cada cuatro padece desnutrición crónica, mientras seis de cada 10 adultos sufren de sobrepeso y obesidad.

Gráfico 4

Pobreza y pobreza extrema, proyecciones 2021

 

 

Además, la desigualdad medida por el coeficiente de Gini empeoró en la pandemia. La entrega del bono de desarrollo a las familias de los tres deciles de menores ingresos ayudaría a moderar este problema. El Gobierno amplió la cobertura de las familias que reciben el bono, de 35% a 80%, junto con un incremento en el monto de $ 75 a $ 90, entre diciembre 2020 y octubre 2021. Esto permitiría reducir el coeficiente de Gini de 0,392 en 2020 a 0,389 en 2021.

CUALQUIER GOBIERNO DEBE HACER UN AJUSTE FISCAL DEL 5% DEL PIB

El manejo fiscal fue todo un reto en el 2020 con el colapso de los precios del petróleo y el confinamiento, ocasionando un derrumbe sin precedentes de los ingresos fiscales en la historia del país. La refinanciación de la deuda soberana en bonos por $ 17.300 millones, el diferimiento del flujo de pagos de 10 a 20 años, con un recorte de capital de 9% y dos años de gracia, fue un logro y un alivio para las cuentas fiscales. Además, se consiguió llegar a un acuerdo con el FMI por 27 meses y con desembolsos comprometidos por $ 6.500 millones (800% por encima de la cuota del país), lo que le permitió cubrir la gran brecha fiscal del 2020.

No obstante, para conservar el financiamiento de los multilaterales y del FMI en 2021, se requiere una corrección fiscal de 2,5% en aumento de ingresos y 2,5% en recorte de gastos de este año. Las operaciones del Sector Público No Financiero (SPNF) en 2020 estuvieron fuera de lo presupuestado a inicios del año. Los ingresos petroleros y tributarios disminuidos a lo presupuestado, que fue ayudado por un superávit de empresas públicas; reducción en los gastos tanto en salarios como en compra de bienes y servicios del sector público; y, una reducción de pago de intereses por la reestructuración de la deuda (Cuadro 1). Con este desempeño, las operaciones del SPNF cerraron el año con un déficit global de $ -7.361 millones que lograron ser financiadas con el aporte de los multilaterales.

Cuadro 1

Operaciones del Sector Público No Financiero

 

 

Las proyecciones de Multiplica para el SPNF en 2021 prevén dos escenarios según las acciones del siguiente gobierno. Como se mencionó previamente, en el escenario de riesgo moderado el gobierno deberá: 1) mantener el acuerdo con FMI; 2) realizar el ajuste fiscal del 5%; 3) lograr reducir el déficit global a $ -2.864 millones. Sin embargo, los requerimientos de financiamiento en este escenario superan los $ 7.701 millones, cuando el financiamiento comprometido es de $ 5.000 millones, por lo que se obligará al gobierno a buscar mayor financiamiento por $ 2.000 millones más.

Mientras que, en el segundo escenario de alto riesgo, las acciones del gobierno serán: 1) no estar interesado en mantener el acuerdo con el FMI; 2) no realizar el ajuste fiscal; 3) poner en funcionamiento una moneda virtual; y, 4) mecanismos de endeudamiento y gasto para reactivar la economía. Aunque en este escenario el resultado inicial puede ser de reactivación, el riesgo país se elevará, se comprometería la dolarización, traduciéndose en desequilibrios inflacionarios y monetarios en 2022. El financiamiento que se requerirá en este escenario sería de más de $ 9.000 millones, que sin el apoyo de organismos internacionales empezará a acumular atrasos y se volverá a los desequilibrios fiscales.

De cualquier modo, el gobierno siguiente deberá tomar medidas fuertes para mantener las sostenibilidad fiscal sin descuidar a los grupos más vulnerables de la población. La ideología política no debe estar por encima del bienestar ciudadano. Los caminos propuestos por los candidatos definirán el rumbo del país. Así el panorama será el estancamiento económico a mediano plazo por manipulaciones en las herramientas de la política macro o la lenta y progresiva recuperación económica con políticas de austeridad.

 

* MULTIPLICA es una compañía de consultoría e investigación, fundada en enero de 1994. Su objetivo central es llevar adelante investigación aplicada en las áreas empresariales, macroeconómicas, finanzas y desarrollo.

 

 

 

Si va a hacer uso de este artículo, por favor cite la fuente original. Artículo de información (I).

Encuentre contenido relacionado en nuestro archivo histórico:

2021: “Seguridad Jurídica y buen clima de inversión para reactivar la economía”

Las necesidades de financiamiento del Ecuador están al límite y el ajuste es inminente

La pandemia dejó un ecuatoriano austero

¿Por qué el Ecuador se ha estancado en el subdesarrollo?

Mientras la balanza comercial con EEUU se fortalece, el acuerdo no convence