Colada Morada: una bebida con sabor y aroma a memoria

Octubre 30, 2020 - 10:00

Una de las bebidas más exquisitas llega para conquistar el paladar de los ecuatorianos, la colada morada. Esta delicia ancestral, preparada a base de frutas, hierbas y harinas, combina su dulce sabor y aroma para despertar nuestros recuerdos.

La colada morada ocupa un lugar especial en la gastronomía del país. Se consume acompañada de una muñeca de pan conocida como “guagua”. Por lo general, cada año, en estas fechas, inicia su comercialización con más fuerza, a fin de conmemorar el Día de los Difuntos. A continuación, te contamos más sobre la bebida.

 

Revista Gestion

 

La colada morada guarda en su historia y esencia la diversidad del país de los “cuatro mundos”. Estudios realizados señalan que esta bebida nació en los tiempos prehispánicos y fue criollizada por los sacerdotes españoles con su llegada.

En un inicio, los incas solían momificar a sus muertos y en los meses de noviembre, con motivo de la celebración del Aya Marcay Quilla, que significa el “mes de cargar” a los muertos, los familiares visitaban las moradas de sus seres queridos, sacaban sus cuerpos, los bañaban y vestían con sus mejores atuendos.

En una procesión, familiares y difuntos paseaban por la ciudad en medio de cánticos, danzas, rezos y comidas. El ritual culminaba con la elaboración y bebida de la “chicha morada” que iba acompañada de figurines de maíz. Esta ceremonia era realizada con el fin de mantener vivos en la memoria a los que ya no están.

Con la conquista española, los sacerdotes prohibieron este tipo de ceremonias y con el paso de los años las sustituyeron o adaptaron a sus fiestas. Es así que la Aya Marcay Quilla fue remplazada por el Día de los Difuntos.

La conquista

La conquista trajo consigo nuevos productos como la mora, el mortiño, la harina morada y la caña de azúcar que se incorporaron a la gastronomía del país. Estos le dieron un nuevo toque de sabor a esta bebida milenaria.

Actualmente, la preparación de la colada morada implica un proceso dinámico donde familias enteras se reúnen para su elaboración. Los ingredientes necesarios son: mortiño, mora, frutilla, piña, babaco, naranjilla, guayaba, canela, clavo de olor, pimienta dulce, harina morada, panela  y hojas de cedrón, hierbaluisa, naranja, ataco, arrayán e ishpingo. 

Su preparación 

Para elaborarla es necesario empezar por cernir la harina de maíz morado a través de un cedazo fino. La harina se la pone a remojar en agua tibia evitando que se formen grumos. En una olla se deben hervir moras, mortiños, guayabas y naranjillas.  Se las pone a licuar y luego se las cierne.  En otra olla, con dos litros de agua,  se debe hervir panela, hierbas aromáticas y cáscaras de piña. Posteriormente se cola esta preparación y se la mezcla con los jugos de naranjilla y mora.  Frutas picadas como las frutillas, piña y babado deben ser cocinadas con azúcar hasta que se hagan almíbar. Todas estas preparaciones se las debe poner a hervir en una olla grande y removerlas constantemente para que la harina se cocine.

Por su parte, las tradicionales “guaguas de pan”, que son figuras de harina de trigo moldeado y horneado en forma de muñecas, son decoradas con dulces de colores y son consumidas en conjunto con la colada.

En cada familia, la receta de la “morada” se conserva como una herencia que se cocina con secretos gastronómicos diferentes. Es este proceso el que hace que la colada tenga un olor y sabor especial que al ser percibido nos transporta inmediatamente a nuestros mejores recuerdos, a nuestros seres queridos.

En el próximo feriado aprovecha para compartir con los tuyos y para recordar a los que ya no están, a través de esta bebida emblemática con aroma y  sabor a memoria. Recuerda mantener en todo momento las medidas y protocolos de bioseguridad. 

 

Fuente: Ministerio de Turismo

Imagen
Revista Gestion