El éxito del seductor populismo en el siglo XXI

Secciones
trump

El éxito del seductor populismo en el siglo XXI

Belén Estrella Fiallo *
Noviembre 13, 2017 - 10:12

El populismo es como una chica popular de secundaria; existe en todo el mundo, todos la conocen, hablan de ella y, sin embargo, pocos entienden la fuente de su popularidad o si existe alguien tras su éxito. La popularidad ha sido siempre un objeto de deseo, en este artículo exploraremos a la principal chica popular del siglo XXI: el populismo, a través de los patios del colegio, los grupos estudiantiles y los estudiosos de las universidades que han dedicado su vida a descifrarla. Nos preguntaremos ¿qué hace de una muchacha específica, en un momento específico, el centro de atención y devoción y quién impulsa esa popularidad?

En este viaje reflexionaremos sobre aquel populismo capaz de formarse, elevarse entre la multitud, conseguir seguidores y grabar su nombre en la historia a través de épocas y fronteras.

Este fenómeno ha estado presente en casi todos los países, tomando diversas direcciones en distintas épocas históricas y regiones. Desde Rusia a Estados Unidos, Latinoamérica o África; todos hemos vivido significativos movimientos y momentos populistas.

Adentrándonos en el tema, la academia ha analizado extensamente al populismo desde varias perspectivas. Ciertos expertos han considerado que este representa un riesgo para la democracia y lo han cuestionado desde una perspectiva normativa.

Otros, han tratado de explicar cómo y a causa de quién este fenómeno, encarnado en este artículo en aquella bonita muchacha popular, ha desaparecido durante ciertos momentos históricos y resurgido en el siglo XXI.

En la secundaria de nuestro barrio, nosotros simples alumnos sin fama, hemos visto lograr el máximo nivel de popularidad a personajes como Donald Trump y su “nuevamente gran América”, Marine Le Pen y su discurso “En el nombre del pueblo” o a la Revolución Bolivariana del desaparecido Hugo Chávez.

foto

Al parecer, aquella atractiva muchacha llamada populismo, con su hábil retórica,  ha marcado al presente siglo, llenado primeras planas y copado el debate académico.

 

PERO, ¿QUÉ EXACTAMENTE ES POPULISMO?

El populismo ha resultado difícil de definir debido a aquella capacidad del fenómeno de coexistir en diversos entornos y actores. Posiblemente, la respuesta más certera la podremos obtener de aquellos expertos que recuerdan aún su época de colegiales, pero con el paso de los años han hecho de la universidad su casa de investigación y del populismo su objeto de estudio.

Vamos a visitar el mayor centro de investigación de comunicación política de Europa, ASCOR, en la Universidad de Ámsterdam. El profesor Michael Hameleers nos ayudará a entender el populismo, sus actores y el rol de los medios de comunicación en nuestro siglo.

¿Qué exactamente es populismo?

 

El populismo es un camaleón capaz de cambiar y adaptarse. En la necesidad de estudiarlo, autores como Mudde y Rovirosa Kaltwasser lo han entendido como un estilo de comunicación política, que existe en  diversas circunstancias y tiempos gracias a la presencia constante de ciertas característica mínimas, especialmente una retórica centrada en la oposición entre el buen pueblo y el malvado otro.

La ventaja de entender el término desde una perspectiva de mínimos, radica en la facilidad que esto otorga al momento de estudiarlo y el rango de actores que pueden ser investigados. Bajo esta perspectiva, la retórica de la chica popular, los discursos de las autoridades o la cobertura del club de periodismo pueden ser populistas, siempre y cuando empleen los elementos mínimos que caracterizan a este estilo comunicativo.

En nuestros días el populismo es un tema central pero el debate se ha centrado únicamente en la chica popular, su pandilla (el partido) y las acciones de estos, sobre todo en tiempos electorales; dejando a otros actores políticos muy poco  estudiados.

Al extender el panorama, el surgimiento y éxito de la chica popular puede ser comprendido, al menos parcialmente, desde un abanico de actores que están presentes en su entorno y circunstancias que pueden promover o limitar su éxito.

Por ejemplo, ¿qué rol ha jugado el club de periodismo de la secundaria en el gran reconocimiento que dan los alumnos a aquella famosa muchacha?

EL ÉXITO DE LA CHICA POPULAR Y LA CULPA DEL CLUB DE PERIODISMO

De todos los clubes de la secundaria, el de periodismo es uno de los más relevantes para este análisis. Este club tiene el poder de dar forma a la realidad e incluso guiar la atención de sus compañeros hacia ciertos personajes y situaciones.

El trabajo de los periodistas es poderoso, la cobertura de los diferentes eventos y sucesos puede, incluso antes de que la bella chica surja, preparar un terreno fértil donde una retórica populista resuene o, estratégicamente, diseminar el mensaje populista de la famosa muchacha.

Si en la cobertura mediática se empleará, per se, un estilo populista se podría decir que los medios estarían creando una arena sensible a mensajes de este estilo y facilitarán el camino para el surgimiento de políticos populistas. No es una novedad que la manera en que los periodistas cubren los eventos puede impulsar o detener ciertos procesos.

¿PUEDEN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN SER ACTORES POPULISTAS?

Nuevamente dejaremos la secundaría y continuaremos nuestra charla con el profesor Hameleers para aclarar esta interrogante.

 

¿Pueden los medios de comunicación ser actores populistas?

 

Los medios, como actores políticos, pueden ser populistas al ofrecer una plataforma a otros actores, o al ser actores populistas ellos mismos. 

Profundizando esta diferenciación, si la secundaria y la chica popular son populistas, el club de periodismo, al replicar los mensajes de estos, puede que solo este cumpliendo con sus labores informativas y replicando la realidad de su entorno, por tanto, no son ellos los populistas sino el contexto. Pero si el mensaje creado por los periodistas, más allá del contexto, tiene características populistas, es el club de periodismo el actor populista.

La relación entre medios y populismo ha sido diferenciada gracias a la identificación de este fenómeno donde los periodistas son populistas conocido como: “populismo mediático”.

Este ocurre, específicamente, cuando los periodistas usan activamente un estilo de comunicación populista, diseminando el mensaje ellos mismos en su cobertura, sin depender de la existencia de otros actores.  

Y si esto sucede ¿qué implicaría? El Profesor Hameleers nos explicará el impacto del populismo mediático. 

El efecto de los medios populistas

 

El investigador Cas Mudde, un reconocido experto en el área, ha declarado que vivimos un Zeitgeist populista, una época donde el populismo representa el espíritu de nuestro tiempo y el denominador común de diversas regiones y actores.

Trump es el presidente de la mayor potencia mundial, el partido político de Hugo Chávez todavía gobierna Venezuela, Marine Le Pen fue una importante contendiente en las elecciones francesas y Evo Morales es el mandatario de Bolivia; todos estos actores han sido identificados como populistas.

En el siglo XXI el populismo no es un fenómeno del pasado o del futuro, es un denominador común de nuestra realidad, por tanto los expertos han visto la necesidad de medir el rol que están jugando los periodistas en este proceso. Cabe preguntar al profesor Hameleers: ¿Es posible culpar a los medios de comunicación por el éxito del populismo en el siglo XXI?

 

¿Es posible culpar a los medios de comunicación por el éxito del populismo en el siglo XXI?

 

Tal vez fue la crisis de 2007 o la exposición de un sistema global corrupto, quizá los ciudadanos están cansados de los políticos, incluso puede ser miedo a lo desconocido, como religiones distintas, pero el populismo regresó para quedarse y, sin lugar a duda, los medios de comunicación también pueden ser populistas.

Sin embargo, no podemos culparlos por el Zeitgeist  ya que no existen evidencias suficientes para asegurar que los periodistas han causado esta ola populista.

Cuando la historia no ha acabado de contarse, tal vez en varias décadas, con otros aires en la política mundial, podremos realmente medir cuál fue el rol de los medios de comunicación en el éxito populista de inicios del siglo XXI y si los periodistas desencadenaron este fenómeno donde las chicas populares  nuevamente dirigen el mundo.  

 

belen*Periodista de investigación y análisis

 

 
 
Revista Gestión no se responsabiliza por las opiniones ni comentarios publicados por sus colaboradores en este espacio, quienes son los responsables del contenido difundido. Si va a hacer uso de este artículo, por favor cite la fuente original.