El alivio de la deuda: alternativa para los países pobres afectados por el cambio climático

Secciones
huracan

El alivio de la deuda: alternativa para los países pobres afectados por el cambio climático

Luis Fierro *
Enero 16, 2018 - 15:56

En los últimos meses hemos visto el creciente impacto del cambio climático: los huracanes Irma, Katia y María en el Atlántico; las fuertes inundaciones en el sur de Asia, Malí, Ecuador y otros lugares; los prolongados incendios forestales en Estados Unidos y Canadá; las sequías en otras regiones, etc.

 

Los desastres naturales relacionados con el clima se han multiplicado por cuatro desde 1970:

En particular, el calentamiento de las aguas tropicales ha aumentado la intensidad de los ciclones tropicales (huracanes, tifones), y por lo tanto su poder destructivo.

Al mismo tiempo, hemos visto que el costo económico de estos eventos climáticos ha aumentado, dado el aumento de la población, el aumento de las ciudades cercanas a las zonas costeras y el aumento del número de eventos climáticos severos. En algunas islas altamente vulnerables del Caribe, las pérdidas superan el PIB anual. Se calcula que el huracán Irma costó $ 13 mil millones en pérdidas y daños, con un costo superior al PIB anual de varias islas.

 

desatres naturales
Fuente: Weather-related disasters are increasing

 

Estamos presenciando las siguientes tendencias simultáneas:

a) Aumento del número de desastres naturales relacionados con el clima;

b) Aumento del costo de estos desastres naturales;

c) Varios países en desarrollo que tienen una deuda externa pública que excede su PIB, o están en un sendero insostenible de endeudamiento;

d) Creciente número de “refugiados climáticos”, que tienen que huir de sus países de origen debido a problemas relacionados con el cambio climático (sequía, inundaciones, pérdidas agrícolas, desertificación, exceso de calor);

e) Los países desarrollados comprometidos en la Decisión 1/CP.21 que acompañaban al Acuerdo de París a movilizar conjuntamente al menos $ 100 mil millones anuales para financiamiento climático, incluidas las actividades de mitigación y adaptación.

Estas tendencias están interconectadas.

 

Los 10 países más vulnerables al clima en el mundo son: Honduras, Myanmar, Haití, Nicaragua, Filipinas, Bangladesh, Paquistán, Vietnam, Guatemala y Tailandia (Fuente: GermanWatch, https://germanwatch.org/de/download/16411.pdf).

Según Erlassjahr (sobre la base de los datos del FMI y su propio análisis), los países que enfrentan las más graves dificultades con respecto a su deuda externa pública son los siguientes. En los cinco grupos regionales se trata de los siguientes países:

 

CEI / CEE: Albania, Kirguistán, Armenia, Kazajstán, Montenegro, Georgia, Croacia, Ucrania, Chipre, Bosnia y Herzegovina, Serbia.

África Sub-Sahariana: Cabo Verde, Mozambique, Ghana, Mauritania, Gambia, Sudán, Mauricio, Zimbabue.

América Latina y el Caribe: Brasil, Colombia, Barbados, El Salvador, Antigua y Barbuda, Uruguay, Dominica, San Vicente y las Granadinas, Nicaragua, Venezuela.

Asia y el Pacífico: Bután, Samoa, Sri Lanka, Mongolia, Tonga, Paquistán, Lao.

África del Norte / Oriente Medio: Túnez, Jordania, Yemen, Líbano.

 

Los grupos de países más afectados son los pequeños Estados insulares en desarrollo, los PPME posteriores al punto de culminación, los estados de transición y las economías extractivas. Fuente: https://goo.gl/isHS4Y.

Los PPME se refieren a la iniciativa de alivio de la deuda de los Países Pobres Muy Endeudados, que fue complementada por la Iniciativa Multilateral de Alivio de la Deuda. Entre los dos, proporcionaron un alivio de la deuda de aproximadamente $ 75 mil millones (en términos de valor actual neto para 2014) a 36 países altamente endeudados de bajos ingresos. Fuente: (https://goo.gl/C5tJ1i).

desatres naturales

 

No obstante, cabe señalar que varios acreedores no pertenecientes al Club de París (en particular, China) no participaron en esta iniciativa de alivio de la deuda y, por el contrario, aprovecharon el espacio fiscal abierto por el PPME para proporcionar nuevos préstamos a estos países, en la medida en que varios de ellos se enfrentan de nuevo a dificultades de servicio de la deuda. Entre ellos, Nicaragua en América Latina y Gambia, Ghana, Mauritania, Mozambique, y Sudán en África.

Actualmente, existe una petición de moratoria sobre el pago de la deuda de Antigua y Barbuda, dado que la isla de Barbuda fue completamente devastada y las pérdidas ascienden a $ 220 millones.  Lo mismo podría decirse de Dominica.

 

Dada la situación, las alternativas serían las siguientes:

 

1. Alivio de la deuda: incluida la deuda pública multilateral y bilateral para los países altamente endeudados y altamente vulnerables (independientemente de su nivel de PIB per cápita). Recursos adicionales para financiar principalmente medidas de adaptación, para mejorar la resistencia climática de las infraestructuras y también para fortalecer las facilidades regionales y subregionales de seguros contra riesgos de catástrofes como el CCRIF (http://www.ccrif.org/)

Esto podría organizarse en el marco de las instituciones internacionales existentes (como el Banco Mundial o el PNUD).

 

2. Canje de deuda: también abiertos a acreedores multilaterales y bilaterales para aquellos países que todavía tienen acceso al mercado y niveles de deuda sostenibles. En este caso, el producto de los canjes de deuda se invertiría en acciones de mitigación y adaptación basadas en resultados, con rigurosos sistemas de monitoreo y evaluación, para asegurar que las inversiones públicas (en lugar de pagos del servicio de la deuda externa) sean efectivamente canalizadas. Esto podría organizarse en el marco de los mecanismos existentes de financiación del clima, como el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) o los Fondos de Inversión Climática (CIF).

 

3. Financiamiento climático adicional: en la actualidad, el financiamiento climático de los Bancos Multilaterales de Desarrollo para los países en desarrollo se estima en $ 27 mil millones por año, y otros $ 17 mil millones se proporcionan a través del financiamiento público bilateral de los países desarrollados hacia los países en desarrollo. La OCDE y CPI estimaron un total de $ 62 mil millones en financiación climática en 2014, que incluía fondos privados movilizados por instituciones públicas.

Para alcanzar un objetivo de $ 100 mil millones para 2020, la OCDE proyecta que la financiación pública debería aumentar a $ 67 mil millones (de un promedio de $ 41 mil millones en 2013-2014), con la diferencia procedente de fondos privados movilizados por entidades públicas. Fuente: (https://goo.gl/tzts6L)

 

trump acuerdo paris

 

CAP y WRI han lanzado una interesante propuesta reciente (dada la incertidumbre que rodea la posición de la administración de Donald Trump con respecto al Acuerdo de París y sus contribuciones al Fondo Verde para el Clima) que permitiría la creación del “Fondo para el Clima de América” ​​que recibiría contribuciones de los Gobiernos estatales y locales, fundaciones, otras fuentes privadas e incluso individuos (a través de crowd-funding).Fuente: (https://goo.gl/93K4hM)

Parte de la financiación proporcionada por el Fondo Verde para el Clima (GCF, por su sigla en inglés), el Fondo de Adaptación, el Fondo para Países Menos Adelantados, el FMAM, el CIF y otros fondos climáticos podría destinarse a la elaboración de estrategias nacionales de financiamiento climático, la identificación de carteras de proyectos y la asistencia para el diseño de proyectos, a ser financiados parcialmente mediante la inversión nacional derivada del alivio de la deuda o de los canjes de deuda.

 

Esto permitiría:

 

a) Reducir la carga de la deuda de los países en desarrollo (especialmente los países de bajos ingresos y altamente vulnerables).

b) Canalizar recursos nacionales e internacionales adicionales hacia actividades de mitigación y adaptación, con lo que se buscaría que el aumento de la temperatura se mantenga por debajo de 2 grados C y el impacto del cambio climático no sea tan severo.

c) Canalizar recursos adicionales de financiación climática de los países desarrollados a los países en desarrollo y la dedicación al establecimiento de sólidos sistemas de monitoreo y evaluación para medir los resultados de los recursos invertidos.

 

Esta iniciativa requeriría el apoyo de las mayores fuentes de financiación climática, y en particular de un “campeón” internacional (como el presidente francés Macron).

 

 
 
(*) Asesor financiero para el financiamiento climático y del desarrollo. Estas son mis opiniones personales, y no reflejan las posiciones de ninguna entidad con la cual estoy ahora o he estado afiliado.

 

Revista Gestión no se responsabiliza por las opiniones ni comentarios publicados por sus colaboradores en este espacio, quienes son los responsables del contenido difundido. Si va a hacer uso de este artículo, por favor cite la fuente original.

 

Encuentre contenido relacionado en este link de nuestro archivo histórico: 

Nadie se salvará de la contaminación sin una acción concertada

Ecuador debe comprometerse de verdad contra el cambio climático