El nuevo Gobierno ofrece continuidad del modelo económico con pocos ajustes

Secciones
CARLOS DE LA TORRE

El nuevo Gobierno ofrece continuidad del modelo económico con pocos ajustes

María de la Paz Vela *
Junio 27, 2017 - 22:45

El ministro de Finanzas, Carlos de la Torre, conversó con los medios de comunicación a pedido del presidente Lenín Moreno.  Y lo hizo sin ataques, ni menosprecio a los medios de comunicación, donde bullen las preguntas y cuestionamientosacerca de los mismos temas de interés sobre los cuales por años ha habido entrega dosificada de información, con marcada opacidad en las decisiones.  Esta convocatoria para un diálogo -cátedra sobre el estado de la economía– desde el punto de vista oficial sí es un cambio. 

Alertó sobre la decisión de Moreno de que en esta nueva etapa, “el sector privado sea el motor de la economía” del país.  La conformación del Consejo Consultivo Productivo y Tributario, así como la invitación al diálogo para la toma de decisiones son indicios de buena voluntad.  Pero la estructuralegal e institucional muestra que el Estado, con escasos recursos fiscales y acudiendo a deuda sin descanso, sigue en el centro del quehacer económico, como lo demostró la primera acción de endeudamiento por $ 2.000 millones en la última semana de mayo.

SECTOR REAL

Defensa de la política económica sin cuestionamientos

El ministro fue parte del equipo económico del Gobierno de Rafael Correa, en la posición de asesor de la Gerencia del Banco Central de enero de 2016 a mayo de 2017.  La orientación de políticas que ha dado en el primer conversatorio con la prensa muestra que habrá continuidad en la aplicación del modelo económico con uno que otro ajuste en función de las necesidades y circunstancias.

Ha defendido el modelo mencionando resultados en crecimiento (excepto en 2016), empleo y distribución del ingreso.  Así:

1) Da por hecho que la economía ecuatoriana está en una etapa de recuperación económica y dejó atrás una severa crisis originada exclusivamente en condiciones externas: el colapso de los precios del petróleo y la apreciación del tipo de cambio.

2) Desempleo menor al 5% de la PEA, ignorando en el discurso el tema de la caída drástica del empleo adecuado.

3) Mejoría en la distribución del ingreso en los deciles de mayor pobreza, lo que pone en evidencia una política pro-pobres durante la década de la revolución ciudadana y lleva a pensar que el Gobierno de Moreno va a mantener los subsidios, aunque el ministro no hizo mención de aquello.

Este ha sido el discurso del equipo económico de Correa, que justifica que la política del Gobierno no tiene control alguno ante factores de la economía internacional y De la Torre está en la misma línea.

SECTOR FISCAL

Auste gradual y programa económico sin condicionamientos

-Programa económico sin multilaterales: está en elaboración y en pocas semanas se dará a conocer.  Se rescata el hecho de que Ecuador ha logrado diversificar sus fuentes de financiamiento por lo que descartó que lo haga bajo un programa de financiamiento con organismos multilaterales, porque esa opción implica exigencias de política económica que están fuera de discusión.  Mencionó que los multilaterales ya financian proyectos.

-Se reducirá el gasto de inversión y habrá ajuste gradual: en la década pasada se hicieron grandes inversiones en infraestructura con recursos provenientes del sector público y de endeudamiento.  Esa infraestructura permite ahora la gestión de los agentes económicos para dar impulso al crecimiento económico.

Sin embargo, el Gobierno de Moreno buscará racionalizar el gasto público, con recortes sobre todo en gasto de inversión –pues ya no es momento de megaobras- de manera que el déficit fiscal pueda reducirse a un nivel de $ 4.500 millones en 2017, un reto importante sobre todo tomando en cuenta que el déficit de 2016 fue superior a $ 7.500 millones.

Esta mención muestra que hay voluntad de recomponer el sector fiscal con gradualidad y en un período de cuatro años, de modo que el déficit fiscal se vuelva manejable en los próximos años a un nivel de -3% del PIB, y al mismo tiempo la contracción del gasto no tenga efectos recesivos.

-El presupuesto para 2017: por ahora se trabaja con el presupuesto prorrogado de 2016, pero se está preparando el presupuesto oficial para el año, con los respectivos supuestos macroeconómicos, y de precio y producción de petróleo.  La obligación es que se presente 90 días después de la posesión del nuevo Gobierno, hasta el 25 de agosto de 2017, para que sea analizado por la Asamblea Nacional y aprobado en septiembre de este año.

Con el Consejo Consultivo Productivo y Tributario, se discutirán los posibles cambios tributarios para el sector empresarial en este año y a futuro, en función de los requerimientos de ingresos.  De la Torre no dio precisiones sobre el sector petrolero ni quiso adelantar ninguna cifra sobre requerimientos de financiamiento pues están en estudio.

-Endeudamiento público moderado y distinto de obligaciones de pago: como parte del nuevo equipo económico y asesor del anterior, De la Torre defendió el bajo nivel del endeudamiento público, que desde un punto de vista metodológico y técnico está en un nivel de 27,7% del PIB hasta abril de 2017. Dijo que todos los ejercicios en los que se suma la deuda interna no consolidada, los créditos del Banco Central al Ministerio de Finanzas, el saldo de las preventas petroleras son obligaciones de pago, pero nada tienen que ver con la contabilidad de la deuda pública.

Aceptó que en caso de que se vea la posibilidad de obtener mejores condiciones de plazos y tasas en la deuda contratada con el mercado financiero internacional o con países, harán lo necesario para conseguirlo.

También en este tema defendió la tesis del equipo económico que terminó sus labores en el Gobierno anterior y continúa con el nuevo.  Explicó que la reciente operación de colocación de bonos por $ 2.000 millones, con plazos a 2023 y a 2027 no se improvisa y se hizo para dar continuidad al Plan Anual de Inversiones.

Evidentemente, el endeudamiento es una opción que continúa más vigente que nunca en los planes del nuevo Gobierno, y se dio antes de ningún ajuste o anuncio del programa económico.

SECTOR EXTERNO

Riesgo estructural requiere “corresponsabilidad” de agentes

De la Torre resaltó el riesgo estructural del sector externo, que ante caídas de los precios de los commodities, particularmente del petróleo, producen severos déficits en la balanza de pagos, lo que en una economía dolarizada se debe evitar.

Mostró como ejemplo el déficit en 2015 y cómo en 2016 se superó, y se obtuvo superávit en la balanza comercial, por mayores exportaciones.  Para el Gobierno es clave el fomento a las exportaciones que generan ingresos en dólares, no solo las exportaciones petroleras sino también las no petroleras, que serán tema de particular interés.  Esto sí, resaltó que el sostenimiento de la dolarización exige la corresponsabilidad de todos los agentes económicos, y que se vio que en momentos de fragilidad estructural del sector externo, hubo salida de dólares del país, lo que muestra que muchos agentes económicos no actuaron como exigía el momento.

Estos enunciados lo que sugieren es que el Gobierno va a regular o de algún modo mantener bajo control el movimiento de salida de dólares, porque la economía tiene un problema externo estructural de pérdida de dólares y el Gobierno actual se ha pronunciado por mantener la dolarización en vigencia.

Aunque no lo mencionó, el Gobierno ya exige que para la compra de autos a crédito se duplique la garantía, como una forma de desincentivar la importación de estos, debido a que la salida de dólares les preocupa enormemente, ahora que desde el 1 de junio terminó la aplicación de salvaguardias, que operó durante al menos 24 meses para desincentivar importaciones.

SECTOR MONETARIO

Con dolarización, dinero electrónico y crédito del BCE al MinFin

En este sector, el titular de la cartera de Finanzas destacó tres temas: 1) voluntad del régimen de Lenín Moreno de mantener la dolarización; 2) la necesidad del régimen de promover el uso del dinero electrónico para ahorrar costos y aprovechar la tecnología, y 3)las ventajas de que el BCE haya recibido en dación en pago las IFI públicas, lo cual solo trae beneficios.

Respecto del primer punto, descartó que se vaya a tomar la opción de una moneda paralelaal dólar, lo cual, inicialmente hace pensar que la asesoría del exministro griego de economía y su política fracasada en su país, no va a tener asidero en el Ecuador.  No se descarta un marco regulatorio para evitar la salida de dólares ni se mencionó siquiera el remover o reducir el impuesto a la salida de divisas, ni la forma de promover inversión para el influjo de dólares.

Respecto al segundo punto, respondió que lo que realmente importa es que se difunda el uso del dinero electrónico más no quien lo maneje, dejando ver –por primera vez- que el Banco Centralpodría salir de ese manejo, siempre que los bancos privados estén regulados en la operatividad del mismo.  Eso da pie a pensar que el Banco Central no utilizaría el dinero electrónico para la creación de dinero primario, pero esto requeriría una declaración oficial asertiva y definitiva al respecto; no hacerlo ha dejado muchas dudas.

Otros motivos alientan al fomento del uso del dinero electrónico: reducir el costo que representa para el BCE el manejo del dinero físico y entrar en una era más tecnológica.  Pero mientras el BCE continúe con su política de crédito al MinFin, el temor sobre la insostenibilidad de la dolarización y sobre el uso del dinero electrónico como dinero primario continuará.

De la Torre es el mayor defensor de la creación secundaria de dinero por parte del Banco Central y de su uso para aliviar las presiones fiscales como lo ha expresado en todos los foros.  Ahora que es ministro de Finanzas, ¿recurrirá a esta facilidad? Si lo requiere, lo hará.

Alabó la dación en pago del MinFin al BCE con las acciones de la Corporación Financiera Nacional, el Banco del Pacífico, Banecuador y Conafips, y dijo que este pago reduce la deuda fiscal con el BCE, diversifica los activos de la entidad y le genera gran rentabilidad, puesto que la CFN tiene rentabilidad elevada en muchas de sus operaciones.

Promover la competitividad de la producción doméstica

Para promover la competitividad de los sectores productivos, particularmente de los generadores de divisas, no habrá recortes salariales sino que se buscará reducir los costos de los productores domésticos, por ejemplo con reducciones de los costos de la seguridad social de los exportadores.

En España, durante la crisis, se aplicó la llamada “devaluación fiscal” que consiste en una subida de los impuestos indirectos y reducción de los costos de prestaciones sociales.  Se ve que el Gobierno estudia varias opciones en esa dirección.

*Analista de la Consultora Multiplica y Editora Macroeconómica de Gestión Digital